El Picapedrero

Para amenizar este mes de Agosto me encantaría poderos contar una historia no muy larga que he leído en estos días y me ha gustado mucho el mensaje que tiene ó por lo menos el que yo he inter- pretado ya que como buen cuento que es cada uno puede tomar sus conclusiones ó interpretaciones, aquí os lo dejo:

Cuenta la historia que había un picapedrero que trabajaba en una cantera de sol a sol picando piedra sin parar, era un trabajo muy duro por lo que tenía las manos llenas de callos, la cara curtida por el sol y la espalda jorobada de tanto picar.

El se decía a si mismo que era muy desdichado por tener ese trabajo que no era feliz y porque el destino le había hecho tener esa vida, ¡No soy Feliz! Se decía si fuera rico sería Feliz.

Entonces se le apareció un hada y le preguntó ¿Qué haría falta para que fueras feliz? A lo que él contestó sería feliz si viviera en un ático con vistas panorámicas a toda la ciudad, con una cama con sabanas frescas de seda y me pasaría el día descansando, entonces sería Feliz.

El hada madrina le concedió todo lo que pidió y entonces fue feliz, contemplaba con orgullo y felicidad desde su ático toda la ciudad y descansaba sin cesar, entonces era Feliz.

Hasta que un día escucho un gran gentío en la calle, miro hacia abajo y vio que pasaba el rey en su coche lujoso con todo su sequito y que la gente le adoraba y le respetaba y se dijo a sí mismo, no soy Feliz, el rey es más poderoso que yo, si fuera el rey sería Feliz.

Se apareció el hada y de nuevo le concedió el deseo, eres El Rey, y fue feliz de nuevo, se sentía poderoso y fuerte y le encantaba que todo el mundo le obedeciera y que tuviera el poder de decidir si alguien debía vivir ó morir. Era Feliz.

Hasta que un día miro hacia al cielo y vio al sol, vio que este con su gran poder podía secar ríos caudalosos y que hacía cambiar los campos de un verde a un amarillo y de un amarillo a un marrón. Se dio cuenta que el sol tenía el poder de quitarle si quería la vida al mundo.

Y se dijo soy un desdichado, no soy Feliz, no tengo su poder. Si fuera el sol entonces sería Feliz.

Y apareció de nuevo el hada y le dijo “Ahora eres el Sol”, y se sintió de nuevo Feliz y pletórico desde el cielo hacia que los ríos más caudalosos se secaran que los campos verdes cambiaran a amarillo y de amarillo a marrón y sentía el poder que ejercía sobre el mundo.

Un día disfrutando de tal poder miró hacia el lado y vio a la Nube negra, grande y poderosa, se dio cuenta que esta tenía el gran poder de devolver la vida a los campos que él había puesto amarillos y marrones y devolverles su verdor, que podía volver a llenar los ríos que él había secado y restablecer la vida de cualquier lugar y de nuevo se dijo a sí mismo: “Soy infeliz y desdichado si fuera Nube entonces sería Feliz para siempre”

Y el hada apareció y le dijo “Eres nube”, entonces se lleno de felicidad ahora sí que era plenamente feliz, pudo restituir todo lo que el sol había quemado y devolverle la vida a los campos y ríos, y conoció por primera vez la felicidad.

Pero un día se fijó abajo y vio a la Roca, negra, fuerte, inflexible no había forma de modificarla. Y vio que por mucho que lloviera nada de lo que estuviese en su poder podría hacer cambiar, amenazar o destruir a la roca y conoció de nuevo la infelicidad.

Y se dijo “Soy tan infeliz” Si fuera la Roca sería Feliz.

Y apareció el hada y dijo “Eres la Roca”, y se sintió imperturbable y fuerte por mucho que quisieran ni la nube ni el sol podían hacerle nada, era todopoderoso y fuerte. Era inmensamente Feliz.

Hasta que un día apareció un Picapedrero……..

Adaptación de: “La magia de la metáfora” Nick Owen.

La felicidad no consiste en tenerlo todo, sino en observar lo que tienes y darte cuenta que lo tienes “TODO”

Maite Cobos