Camino a la felicidad

Te has planteado alguna vez si estás realmente viviendo la vida?

Yo últimamente sí, con esto no quiero decir que no la esté viviendo ó que tú no la vivas, quiero decir que normalmente vamos por la vida en piloto automático y no apreciamos lo que hay a nuestro alrededor, no conseguimos detenernos a ver qué está pasando realmente.  Pero es fácil hacerlo? Por mi experiencia no, queremos fijarnos en todo lo que ocurre é incluso podemos estar unos días intentándolo hacer y hasta nos percatamos de lo que pasa y nos llena de felicidad, pero al cabo de un tiempoacabas cansándote, empiezas a pensar en otras cosas y vuelves a conectar con lo de siempre, nos olvidamos y seguimos hacia adelante, en nuestro subconsciente se nos quedan grabados esos días é incluso los recordamos con cariño pero estamos tan ocupados en el ir y devenir de todo lo que nos sucede en nuestra vida diaria que no te paras para observar, simplemente continuas haciendo lo que estabas haciendo.

Hasta que un día aparece el maestro ya que tu como alumno en ese momento estás preparado y haces un nuevo click, nada, es un momento un instante en el que percibes que todo dentro de ti está cambiando, comienzas a tener consciencia de tu inconsciencia y comienzas a observar el mundo desde otra perspectiva, analizas tú vida y eres consciente de cómo tus conductas te han llevado a dónde estás y empiezas a comprender, y comienzas a saber más de ti.

Es una sensación realmente maravillosa y gratificante te estás conociendo pero al igual que ves todo lo bueno de ti también ves lo malo y eso no te gusta tanto y tal vez lo escondas de formas insospechadas, lo enmascaras justificando que te tienes que concentrar en lo positivo y no en lo negativo, que tienes que dejar de escuchar malas noticias que si te concentras en todo lo bueno no te ocurrirá nada malo, pero esto no es así no tiene nada que ver, la vida sigue transcurriendo y pueden ocurrir todo tipo de situaciones incontrolables por tu parte como puede ser la muerte de alguien muy allegado a ti y entonces todo lo que estabas escondiendo y creyendo empieza a derrumbarse ya la vida no es tan maravillosa como parecía y como ya eres consciente de ti mismo te analizas y quieres ser perfecto/a, que nada te perturbe, que nada te afecte, pero es imposible, al final te derrumbas y vuelves al principio y vuelves a preguntarte si ese nuevo camino que habías emprendido valía la pena, te lo cuestionas, dudas y te desesperas todo esto no es como tú creías, parecía mássencillo…… Has visto como otras personas cuentan que sus vidas cambiaron de la noche al día en un plis y a ti no te está sucediendo y de nuevo te impacientas y vuelves a caer en una espiral de pensamientos y acciones en piloto automático y te dejas arrastrar sin más de nuevo por la vida.

Hasta que sin más un día cuando ya has caído de nuevo hasta el fondo aparece otro maestro que hace que en ti vuelva a haber otro click ya que como alumno/a estás de nuevo preparado/a, comienzas a ser consciente de que eras consciente pero sin saber cómo actuar y ves como ahora todas estas situaciones difíciles hasta ahora han ayudado a dar un paso más, y empiezas a estar tranquilo/a de nuevo has dado un nuevo paso y esta vez en menos tiempo, te sientes orgulloso/a de ti mismo y ahora te analizas y te estudias más profundamente y comienzas a aplicar tus conocimientos hasta ahora simplemente guardados en tu mente y aceptas que tienes cosas en ti que te encantan y valoras pero que también hay cosas que no te gustan tanto pero que son parte de ti y tienes que dejarlas salir y analizarlas para la aceptación de ti mismo y la compresión -ya que toda la vida no puedes esconderlas porque tarde ó temprano tendrás la mochila tan llena que esta pesará demasiado para poder llevarla a cuestas- y cuando comienzas a realizar este estudio acerca de ti mismo/a sobreviene la paz y tranquilidad has dado otro pasito ó paso de gigante depende como lo mires. Y observas la vida de nuevo con otra perspectiva, tiene otro color, descubres que todo es más sencillo y que depende de tu mirada, pero no solo de tu mirada hacia fuera sino la más importante de tu mirada hacia dentro y sigues caminando hacia ese camino que podemos llamar FELICIDAD.